miércoles, 17 de febrero de 2010

VISIONES DE UN MUNDO MEJOR...


No puedo pensar en ningún otro objetivo humano mejor que ser amable y generoso con otros seres humanos, así como con los miembros del reino animal.

Es fácil ser amable con quienes amamos y respetamos, pero es mucho más difícil tratar con quienes encontramos aburridos y desagradables.

Pero los juicios rápidos pueden a menudo estar equivocados y una piel dura y espinosa puede disimular un corazón cálido. Lo que es importante para nosotros es el esfuerzo que hacemos. ¿Qué importa si alguien te considera muy susceptible?. Es más importante que hayas actuado de la mejor manera posible.

La generosidad no significa repartir descuidadamente tu tiempo y tu dinero a todo el que lo pida, sino que supone una investigación cuidadosa y un juicio sano. Pero también significa estar dispuesto a equivocarse con quienes no sean tan convincentes. Aun si alguien te hubiera engañado en el pasado, un poco de generosidad ahora puede invertir la situación. Y si resultara que te has equivocado, por lo menos lo habrás intentado. Pero no seas tontamente generoso, eso bien podría dañarte a ti y al beneficiario.

SIR EDMUND HILLARY
NUEVA ZELANDIA

Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que congregar todos los odios
y ademas los aviones y los tanques
para batir al hombre de la paz
tuvieron que bombardearlo hacerlo llama
porque el hombre de la paz era una fortaleza.
Para matar al hombre de la paz
tuvieron que desatar la guerra turbia
para vencer al hombre de la paz
y acallar su voz modesta y taladrante
tuvieron que empujar el terror hasta el abismo
y matar más para seguir matando
para batir al hombre de la paz
tuvieron que asesinarlo muchas veces
porque el hombre de la paz era una fortaleza.
Para matar al hombre de la paz
tuvieron que imaginar que era una tropa
una armada una hueste una brigada
tuvieron que creer que era otro ejército
pero el hombre de la paz era tan sólo un pueblo y tenía en sus manos un fusil y un mandato
y eran necesarios más tanques más rencores
más bombas más aviones más oprobios
porque el hombre del paz era una fortaleza.
Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas tuvieron que convertirse en pesadilla
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que afiliarse para siempre a la muerte
matar y matar más para seguir matando
y condenarse a la blindada soledad
para matar al hombre que era un pueblo
tuvieron que quedarse sin el pueblo.
Mario Benedetti (Vientos del Exilio)

martes, 2 de febrero de 2010


Para algunos, mentir se ha convertido en un estilo de vida.

Sin advertirlo, han creado una red tan compleja de información falsa, que ya no saben como escapar del enredo y hallar la verdad.

Es probable que la mentira produzca cierta fascinación en los niños.

Además de aprender a evitar los regaños, pueden construir un mundo fantástico a su tamaño y engatusar a los demás.

Y de allí puede surgir un inocente"JUGAR A ENGANAR"Que, al ver las ganancias potenciales, se convierte en hábito.

Con la mentira podemos llamar la atención y producir admiración.

Poder ficticio, pero poder al fin.Los mentirosos sostienen que aunque el deslumbramiento no es legítimo, de todas maneras lo disfrutan bastante.

Su posición es clara e implacable: la mentira como un instrumento para obtener ganancias secundarias.

También mentimos para huir de las obligaciones asumidas. Podemos enfermarnos, o inventar una calamidad doméstica o hallar un chivo expiatorio en nuestra imaginación.

Otra vez el provecho, a través de una falsificación que no siempre es delito y que produce alivio.

A veces, pareciera no existir antídoto contra esta tentación.

¿Quién no ha mentido alguna vez?

Aunque se trate de mentiras piadosas (justificadas en la intención de no producir un daño innecesario).

¿Quién tira la primera piedra?Las mentiras frecuentes pueden originar, al menos, dos problemas de consideración.

El primero, cuando se vuelve costumbre y se repite mecánica y sistemáticamente, sin mucho sentido: embaucar por embaucar.

Ya ni sabemos por qué lo hacemos: mentirosos crónicos, megalomanía comportamental pura.

Y el segundo, cuando llegamos a creernos el cuento y a confundir verdad con embeleco.

Adoptamos una forma de autoengaño donde la existencia real y fantaseada se entremezcla peligrosamente.

No sólo terminamos siendo víctimas de nuestro propio invento, sino que además somos víctimas felices.

Esta farsa continua y autodirigida, obra como una píldora de "éxtasis", una megalomanía existencial que nos hace sentir, irracionalmente, más ligeros del equipaje.

¿Qué pasaría si desde hoy, sin excusas ni amagues, decidiéramos mostrarnos como en verdad somos y asumiéramos el riesgo de hacernos públicamente responsables de nuestras acciones, pensamientos y afectos?

¿Generaríamos tanto rechazo como creemos?

Dejar de mentir es un alivio.Sin máscaras, el rostro se ve mejor, más relajado.

Ya dejaremos de vernos tan perfectos comos hemos querido aparentar, pero al menos auténticos.

Deben ser muy pocos los que nunca han mentido, si los hay.

De todos modos, puedes al menos ser veraz sobre los rasgos que te definen en esencia, y que no podrás disimular o enmascarar, sin sentirte traidor de tus propias causas.

Autor: Walter Riso

Dale de comer a mi mascota...!!!

Uhmmmm que rico!!!

En la soledad de mi habitación...

En la soledad de mi habitación...
los recuerdos invaden mi espacio!!!

Un alma noble... como la mía!!!

NAVIDAD 2009...

Despidiendo el 2008 en México...

Recuerdos de Guatemala...

Rumbo a Dominicana... Los Kilowaticos!!!

Algunas estrellas de mi firmamento...

Otras estrellitas más...

Pasión de Cristo en El Ateneo de Maracay...

Se acabo la Semana Santa... pero no La Fé!!! Procesión en la Parroquia La Milagrosa en El Limón.

TE QUIERO MAMA!!!

Riete un ratito...!!!